Puede que haya aún algunas dudas sobre porque nuestro edificio necesita la mano gestora de una empresa de administración de fincas. Es cierto que hay Comunidades que desde tiempos inmemoriales llevan pasando cada doce meses la caja con todas las posesiones que se han ido acumulando a lo largo de los años y a ver si este año hay suerte.
Puede ser que el vecino de turno sea un señor o señora responsable, que resignado haga lo posible durante su turno como presidente para llevar al día los temas de la comunidad, vigilando que todo el mundo lleve al día los recibos y aguantar que a cualquier hora del día o de la noche sus vecinos toquen el timbre de su casa para pedirle explicaciones porque la televisión se ha dejado de ver o porque la luz de la escalera no enciende y su hija tiene que llegar de noche y el portal es la boca del lobo…
También nos podemos encontrar con el presidente pasota que ni siquiera suele presentarse a las reuniones, sin ser conocedor de sus responsabilidades como presidente de una comunidad,  y al que hay que dejarle la susodicha caja en la puerta tapada con un pañito y una nota que pone, “es tuya y nosotros no podemos mantenerla, cuídala” y durante un año se da un período de vacío funcional en el edificio en el que todas las cosas dejan de funcionar y nadie manda a repararlas. Además no podemos ir a darle la tabarra a este señor porque trabaja todo el día y si nos lo cruzamos en la entrada nos dice con toda la razón del mundo que el no quiere esa responsabilidad y que no tiene tiempo para hacerse cargo. ¿Y ahora que?
Bueno pues todas estas razones hacen surgir la profesión del administrador de fincas, una persona que junto a un equipo de profesionales en distintas materias, atiende en su despacho la gestión de todo tipo de comunidades de vecinos, edificios de oficinas, asociaciones, centros comerciales, edificios de alquiler, condominios y un amplio etc.
Algunos de los asuntos que puede resolverle una empresa de este tipo son:•Redacción de actas de las reuniones y gestión de los acuerdos que se tomen para llevarlos a cabo.
•Asistencia a las reuniones.
•Emisión de recibos de cuotas y reclamación de impagados (para esto deberá contar con un abogado en su despacho o asociado)
•Contacto con proveedores, seguimiento de trabajos y liquidación de los mismos.
•Contabilidad.
•Asesoría legal.
Puede resultar de mucha ayuda un buen gestor en comunidades grandes, de más de 20 vecinos, pero también puede liberar de muchas cargas a pequeñas comunidades, garajes, centros comerciales, etc. de personas que no quieran preocuparse de los problemas diarios que dan estos.
Hoy en día hay un amplia oferta de profesionales con tarifas que siempre van a resultar rentables y dependiendo del numero de vecinos y de los servicios de que disponga el edificio a gestionar. Incluso algunas empresas como CICONIA Administración de Fincas están ofreciendo servicios online con todas las ventajas de una administración de fincas pero sin asistencia a las reuniones por mucho menos precio ideal para pequeñas comunidades que quieran aprovecharse de los servicios de estos profesionales.
¡Pon una empresa de administración de fincas en tu vida!